IMG_20200821_113016_edited_edited_edited

Estaba en un punto de mi vida en el que acumulaba una pesada carga emocional. Durante el masaje, me di cuenta de lo tensos que estaban todos los músculos de mi cuerpo y Cristian me pidió que los soltara con cada movimiento sutil. Me sentí como si estuviera en la práctica de la meditación.
Cuando el masaje terminó, tuve un sentimiento de calma y gratitud por permitirme este regalo y no quería que ese sentimiento terminara. Sus manos son muy sanadoras y amorosas. ¡Lo recomiendo mucho!

Cristian tiene manos benditas. Su masaje me permitió llegar lejos, fue extremadamente suave y revitalizante. Cuando terminó, estuve relajada durante días porque esta sesión fue como una terapia. Pasa por las partes del cuerpo literalmente quitando con su mano la tensión que se almacena allí. ¡Recomiendo mucho este masaje! Gracias, Cristian.

Alejandra C. - Colombia

Luiza U. - Brasil

¡Fue un gran regalo que haber tenido esta lectura de oráculos por una persona tan sensible! ¡Y con esa energía! Me sorprendió cuando la carta que coincide con las cuestiones que más necesito trabajar y entender saltó de sus manos para guiar a las demás cartas! ¡Muchas conexiones!

Un momento que me hizo acceder a un estado de profunda relajación, de abstracción de todo pensamiento, de los sonidos y las imágenes alrededor, de estar a solas conmigo. Es como una meditación que comienza con el exterior del cuerpo y se integra suavemente con el espíritu, promoviendo una sensación de paz absoluta, serenidad, y el encuentro con tu propio interior.

Flavia R. - Brasil

Camila T. - Brasil

Fue mi primera experiencia con el masaje tailandés y sentí todo su poder en cada centímetro de mi cuerpo. Fue intenso e inspirador.

João F. C. - Brasil

¡Mi masaje con Cristian fue fantástico! Me hizo sentir totalmente a gusto durante todo el proceso y salí sintiéndome rejuvenecida y relajada.

Felicity B. - Inglaterra

Antes de que Cristian me tocara por primera vez, me explicó sobre las líneas de energía que gobiernan mi cuerpo. Durante el masaje, me fui relajando y con cada toque sentí los bloqueos energéticos en mi cuerpo, como él me lo había comentado. Al hacer presión en las líneas, después sentía que mi cuerpo "respiraba". 

No sentí ningún dolor y salí del masaje con más disposición y liviana, ¡mi cuerpo parecía no tener las tensiones que estaba acostumbrado a sentir! ¡Lo recomiendo mucho!

Bianca A. - Brasil